martes, 16 de julio de 2013

NATURALEZA ZEN

Nada puede añadirse, nada puede quitarse. 
El zen está siempre bien.
No hay aspecto de la vida que el zen no pueda avivar con su presencia.
Tu vida resplandecerá como un diamante si le dejas hacerlo.

El zen no tiene sentido. 
Pero es que la vida no está obligada a tener sentido

 Para alimentar tu zen debes aprender a mirar al mundo con ojos renovados.
No des nada por hecho y contempla lo que hay allí de verdad.



Acalla el sonido
de la lejana 
campana.


Vi a un mono bajarse de un árbol en un solo movimiento,
suave y fluido.
No era "pon esa pata ahí y esa pata allá".
¡Vaya, un mono zen!

La gente se aferra tenazmente a su infelicidad.
¿Por qué reconfortan tanto las cadenas del prisionero, 
cuando la puerta de la celda está abierta? 

 Mi amiga Yukiko me leyó un haiku. 
"Eses me encantó",  le dije.
"¿Te hizo sentir frío?,
me preguntó.
"No."
"Entonces no lo entendiste."

El zen no te permitirá caminar sobre las aguas , 
ni volar en el aire pero,
¿a quién le hace falta?.
Una brizna de hierba flota
 y cualquier escarabajo es capaz de volar.
El zen trata sobre cosas más importantes que esas.