sábado, 3 de abril de 2010

STABAT MATER

La inclinación a rebajarse, a dejarse robar, mentir y expoliar podría ser el pudor de un Dios entre los hombres.

El amor a uno solo es una barbarie, pues se practica a costa de todos los demás. También el amor a Dios.

Yo he hecho eso, dice mi memoria. Yo no puedo haber hecho eso -dice mi orgullo y permanece inflexible. Al final -la memoria cede.


Se ha contemplado mal la vida cuando no se ha visto también la mano que de manera indulgente -mata.


En situaciones de paz el hombre belicoso se abalanza sobre si mismo.


No es la intensidad, sino la duración del sentimiento elevado la que constituye a los hombres elevados.
FRIEDRICH NIETZSCHE Más allá del bien y del mal.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada